Marketing

Tiendas emergentes: una nueva tendencia

Las tiendas emergentes van en aumento y tienen lugar en las grandes ciudades de Francia, especialmente en París. Son muchas las razones de este repentino entusiasmo, pero principalmente responden a la necesidad de conocer a los clientes sin pasar exclusivamente por la ventana web. Este enfoque de marketing se caracteriza por la apertura de tiendas por períodos cortos. A diferencia de las tiendas tradicionales, las tiendas emergentes se ponen a disposición de sus clientes de forma temporal.

Tiendas emergentes: una nueva tendencia

Muy de moda desde la década de 2000, estas tiendas de tamaño limitado fascinan y seducen a los consumidores. Esta estrategia de marketing conocida como Pop-up store o pop-up shop se originó en Estados Unidos. Permite a las empresas atraer a los más curiosos y optimizar sus ventas. Diseñado por los principales distribuidores generalistas estadounidenses, este sistema está ganando terreno rápidamente y llega a todos los sectores de consumo. No solo interesa a las pymes y los pequeños proveedores que ofrecen productos en cantidades limitadas. Incluso los mayores fabricantes de productos de marca lo hacen para desarrollar su notoriedad entre los consumidores.

¿Cuáles son los desafíos de las tiendas efímeras?

A diferencia de las tiendas tradicionales, las tiendas emergentes no solo promueven la venta de productos. Las marcas utilizan esta técnica para marcar un evento específico, como una fiesta de cumpleaños, el lanzamiento de un producto o incluso para hablar sobre un evento. Los profesionales más pequeños lo utilizan para vender uno o más productos de temporada, para eliminar el stock restante sin comprometer los puntos de venta habituales. Para evitar los riesgos asociados con la compra de una nueva tienda, algunos profesionales prefieren usar tiendas efímeras para probar un vecindario o área específica antes de establecerse allí de forma permanente.

Las razones del éxito

La tienda efímera no solo sirve como punto de venta. Representa un espacio dedicado a la marca. La principal ventaja de este tipo de tienda es su bajo costo. Puede ser una inversión rentable, aunque no siempre garantiza el éxito. Este tipo de tienda tiene la ventaja de poder unirse a todo tipo de eventos (deportivos, teatrales, culturales, etc.). Este sistema permite a los profesionales del comercio electrónico disponer de una tienda física que les permita entrar en contacto directo con sus clientes y potenciales clientes. Las tiendas emergentes tienen mucho éxito debido a sus características que abordan diversos temas de nuestra sociedad actual. Sin un compromiso a largo plazo, son una solución alternativa.

Precauciones a tomar

Incluso si es solo una actividad temporal, es importante evitar hacerlo en el último minuto. La implementación de este proyecto requiere preparación, organización y comunicación. Por supuesto, la tienda solo abre unos días, pero preparar una buena estrategia de marketing siempre es fundamental para asegurar su éxito. Conseguir que miles de consumidores visiten una tienda que solo abre de forma temporal e irregular no es fácil ni fácil. A veces será necesario utilizar muchos medios para llegar a la mayor cantidad de consumidores posible y garantizar unas ventas óptimas.

Y lo más importante, ¡no olvide registrarse en el registro de comerciantes!

La creación de una tienda efímera requiere el registro en el Registro Mercantil y Comercial. Esta mención debe hacerse un mes antes de la apertura y no más tarde de 15 días después del inicio de la actividad.
Si la tienda efímera es solo una emanación de una empresa ya registrada, el CCRCS (Comité Coordinador del Registro Mercantil y Mercantil) consideró en un dictamen de 2015 (No. 2015-027) que la tienda efímera era una escuela secundaria, independientemente de la duración de la actividad. Como resultado de esta calificación, es necesario solicitar un registro adicional (si el establecimiento secundario está ubicado en la jurisdicción del tribunal de distrito donde está registrada la empresa); o solicitar un registro secundario (si no es el caso).
¡Darse cuenta!
La falta de registro o el registro incompleto por orden de un juez puede ser sancionado con una multa de hasta 4.500 € y una pena de prisión de hasta 6 meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *