Marketing

No estoy de acuerdo contigo

La mano se detiene en la cara rara vez por casualidad. Cada área de nuestro rostro está simbólicamente ligada a una fuerte emoción. Después de centrarse en la nariz, se analizan el bigote, las mandíbulas, las comisuras de los labios y los dientes.

Tu interlocutor, aunque no hable, ¡no piensa menos! Este movimiento presagia palabras difíciles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *