Marketing

mismo idioma pero diferencias culturales para saber

La diferencia entre Francia y Quebec no se detiene en algunas sutilezas del idioma francés. Puede ir allí para descubrir el ecosistema rico en emprendimiento, hacer negocios o simplemente descubrir Canadá. Antes de ir, también puede identificar algunas diferencias que lo ayudarán a integrarse mejor. Por supuesto, todas las verdades declaradas siguen siendo generales, ya que cada individuo tiene su propia personalidad.

Una vez que la maleta ha sido empaquetada y sus documentos administrativos están listos, y en particular la Formulario AVE Canadá para entrar en territorio canadiense

1 – Por la noche, cada hombre es para sí mismo

Si en Francia solemos traer una bebida y la dejamos a disposición del grupo, no es lo mismo en Canadá. La frase «Trae tu propia bebida» realmente se aplica a las grandes fiestas en las que todos consumen lo que trajeron y no esperan que el grupo traiga su bebida favorita. A veces, lo que trajiste incluso está etiquetado para que nadie se lo apropie por error. Esta diferencia no suele existir en las fiestas con amigos. Otra diferencia es que suelen traer a casa botellas o platos que no se han consumido, hábito que se desvía de nuestros hábitos.

2 – Ellos se quejan menos

Se sabe que los franceses se quejan y que dedicamos nuestro tiempo a reclamar cosas. Si las cosas nunca se han hecho pero es una práctica común. Incluso escuchamos a la gente quejarse del clima, ya sea bueno o malo. Es mucho menos probable que los canadienses se sientan encadenados e incluso frustrados. Tienden a huir de ti si tiendes a quejarte de cualquier cosa y favorecen los actos grupales y el buen ambiente.

3 – Algunas reglas de saludo

En Francia estamos acostumbrados a dirigirnos a una persona cuando no la conocemos. En Canadá, la familiaridad es quizás más rigurosa porque es un país donde también se practica el inglés y no se produce tal diferenciación. También ten cuidado si estás acostumbrado a besar, como si fuera un hábito cuando conocemos bien a la persona en Francia, no es el caso en Canadá aunque se hagan más abrazos. Saludar también es una obligación virtual en Canadá antes de pedir algo.

4 – Horario de trabajo

Los canadienses no están allí cada 35 horas y pronto lo sentirás. Sobre todo, la hora a la que sales sigue siendo fundamental. Si quieres darte una buena imagen de ti mismo como trabajador, independientemente de tu hora de llegada o del hecho de que no nos tomamos un descanso, es hora de que dejes lo que queda por vigilar. Las relaciones jerárquicas tampoco son las mismas porque si en Francia el jefe todavía se considera poderoso, este no es el caso en Estados Unidos, donde la dirección sigue siendo más colaborativa.

5 – Puedes venderte a ti mismo

Se sabe que los canadienses destacan sus cualidades, mientras que en Francia se mantiene la modestia. Si tiene cualidades, a menudo se presentan sin dudarlo, especialmente en las entrevistas de trabajo. Si la práctica está mal vista en Francia porque la percibimos como una falta de humildad, esto no es cierto en Canadá siempre que no mienta, por supuesto.

6 – Humor para manejar con cuidado

Si el humor inglés se conoce como negro, el del francés también es particular porque usamos muy a menudo el segundo grado. Los canadienses, por otro lado, usan el humor más directo. No dudarán en hacerle saber que no les hace reír. Así que tenga mucho cuidado de no hacer demasiado humor francés cuando esté allí.

7 – Viejos juramentos

Los canadienses usan muchas palabras que ya no usamos en Francia porque han mantenido la pronunciación y los términos de hace unos siglos, y en particular para decir juramentos. Por tanto, tendrás que acostumbrarte a escuchar ciertas frases completamente obsoletas en Francia y aprender algunas de ellas. Si conoce la frase «Sacristía del anfitrión», por ejemplo, está en el camino correcto. No dude en informarnos con anticipación.

8 – Individualismo en el trabajo

Los canadienses son más individualistas que los franceses y la competencia es parte de su cultura. Buscan independencia y no les gusta la supervisión. Se anima la iniciativa y les gusta poder tomar sus decisiones respetando las reglas. La capacidad para trabajar en equipo sigue siendo fundamental y se siguen requiriendo estructuras jerárquicas y, como en Francia, todavía hay que respetar. Si son más independientes, a menudo buscan conocer las opiniones de los demás.

9 – Evite llevar personal al trabajo

Mientras que en Francia es común hablar de problemas personales durante el horario laboral, este no es el caso en Canadá. Las relaciones suelen ser formales entre los distintos colaboradores y el respeto por los superiores sigue siendo lo contrario. Su profesionalidad se juzga así por su capacidad para dejar sus preocupaciones personales en la puerta de la empresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *