Marketing

Los pasos clave para hacer una valla publicitaria

Los carteles publicitarios en cualquier lugar de Francia, ya sea en la capital, en las ciudades de provincia o en el campo, son omnipresentes. No faltan los medios publicitarios: una pared en una casa, una pared en el metro, señales de parada de autobús o simplemente señales previstas para la inserción. La cartelera sigue siendo uno de los medios más famosos. Adaptable a muchas superficies, representa una forma de desarrollar la notoriedad de su empresa. Estos son algunos pasos para que su pantalla sea un éxito.

El propósito de un cartel publicitario.

¿Cuál es el objetivo principal de un cartel publicitario? Llama la atención y marca la mente de los consumidores. Si este último puede estar presente en muchos lugares urbanos (callejones, paradas de autobús, metro, etc.) puede aumentar considerablemente su notoriedad con un público más objetivo seleccionando las áreas geográficas en las que se desea publicar. Muchas empresas utilizan este medio.

Preparación aguas arriba

Antes de hacer el póster, establezca algunas metas haciéndose las siguientes preguntas:
• Quién eres tú ?
• ¿Quién es su objetivo? Un cartel que habla con una mujer activa será muy diferente de uno que habla con una adolescente.
• ¿Qué mensaje quieres transmitir? Lanzamiento de marca, oferta promocional, nuevos productos …
• ¿Dónde quiere distribuir este cartel? Redes sociales, espacios públicos …
• ¿Qué estilo planeas usar? Humor, seducción, emoción: el disco debe estar claramente definido porque la originalidad a menudo lo atraviesa.
Esta preparación de abajo hacia arriba le permite establecer el leitmotiv de su cartel, que debe transmitir su mensaje de una manera simple y efectiva.

Incorporar elementos esenciales

Tu cartel, si bien desea destacar, debe permanecer compuesto por los elementos esenciales que permitan al espectador identificar tanto el mensaje como la marca que lo difunde: un logo, un eslogan, un texto y una visual siguen siendo una base. . Si se omite alguno de estos elementos, es posible que pierda la atención del público o que no identifiquen claramente su oferta.

Tenga en cuenta la dirección de la lectura

En Occidente tendemos a leer de izquierda a derecha, es lo mismo cuando vemos una valla publicitaria. Los expertos en comunicación explican que el ojo tiende a ver una imagen partiendo de su esquina superior izquierda y continuando hacia la derecha, cruzando el signo para iniciar nuevamente el mismo camino: el que forma una trayectoria en forma de “Z”. Las grandes marcas lo saben y suelen colocar el elemento clave de su cartel en la parte inferior derecha, ya que representa el último lugar donde irá nuestra visión y seguirá siendo necesariamente la última imagen que impregne la mente.

Elemento clave: lo visual (foto o imagen)

Lo visual sigue siendo el elemento capital de un cartel publicitario y debe ocupar al menos el 50% del espacio de este último. No tiene sentido sobrecargar una imagen en texto, ya que este último puede disuadir al lector de ir más lejos. Este elemento visual debe transmitir un mensaje y hacerlo tan eficazmente como el texto, lo que evita sobrecargar la escritura y hacer que el cartel sea más refinado. Algunas marcas toman la parte de incorporar en su cartel, la cara de los iconos o el maniquí para explicar de forma «sutil», al consumidor, que los productos vendidos permiten obtener el mismo carisma que las musas utilizadas. Por ejemplo, el líder mundial en cosmética L’Oréal, decide promocionar uno de estos paquetes luminosos hidratantes, utilizar el rostro de la estrella internacional Beyoncé y en particular estos labios empapados en el famoso producto. Un mensaje bien entendido por el cliente. Si bien esta técnica sigue siendo muy popular, algunas empresas utilizan la tarjeta de originalidad, como la marca de joyas Gemmyo, que presenta un gato rosa neón que lleva una joya brillante en la oreja. Una sabia elección para la marca que se distingue del resto de joyeros y seduce a los consumidores.

El texto más llamativo

Tu cartel incluye un mensaje principal, que además de transmitirse visualmente, suele completarse con texto. Este último puede ser su eslogan o una frase pegadiza para una oferta promocional. Por ejemplo, la marca de ropa francesa Eram, decide destacarse de las habituales musas fotográficas para presentar sus nuevas botas y colocar en medio del cartel, un mensaje «El fotógrafo pidió suerte, el estilista está bajo antidepresivo y el modelo gay, todo por botas a 49,99 euros ”. Una nueva demarcación para la marca, que al final de su mensaje presenta su nuevo par de botas, una exitosa contraparte de los habituales carteles que se convierte en fuente de inspiración.

La paleta de colores

Los colores utilizados también influyen en la percepción del consumidor. No tiene sentido usar una paleta de colores que sea demasiado brillante para llamar la atención, lo que sobrecargará la valla publicitaria y la hará «demasiado». En su lugar, intente coordinar estos últimos para que sean agradables a la vista y asegúrese de respetar la tarjeta gráfica de la marca, para que vuelvan a asociarse con ella.

Hacer un póster requiere habilidades de diseño gráfico, si eres un principiante en el tema no dudes en pedir ayuda a un profesional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *