Gestión

La gestión empresarial es el proceso mediante el cual se dirige y controla una empresa con el objetivo de maximizar su rentabilidad. Existen diferentes tipos de gestión empresarial, cada uno de los cuales se adapta a un modelo de negocio y a unos objetivos determinados.

La gestión tradicional se basa en una estructura rígida y jerárquica, en la que el poder está concentrado en un pequeño número de ejecutivos. Este modelo de gestión se adapta mejor a empresas grandes y establecidas, que cuentan con una amplia base de clientes y un mercado consolidado.

La gestión por objetivos, por otro lado, se basa en la definición de unos objetivos a corto, medio y largo plazo, y en la asignación de recursos en función de dichos objetivos.

Este modelo de gestión se adapta mejor a empresas en fase de crecimiento o que están en plena expansión, ya que permite una mayor flexibilidad y adaptabilidad.

La gestión participativa se basa en la implicación de todos los miembros de la empresa en el proceso de toma de decisiones.

Este modelo de gestión se adapta mejor a empresas pequeñas o medianas, en las que es más fácil establecer un diálogo y una comunicación fluidos entre todos los miembros de la plantilla. En resumen, la gestión empresarial es un proceso muy importante para el éxito de cualquier negocio, y existen diferentes modelos de gestión que se adaptan mejor a unos tipos de empresas u otros.