Marketing

Confidencialidad en los negocios, una necesidad

Las redes sociales y la información que transmiten a veces ponen la información confidencial de una empresa en el dominio público. Si bien la confidencialidad es un principio aplicable a los empleados o ex empleados, esto requiere un comportamiento adecuado por parte de los gerentes y jefes de departamento. Ya sea información vital para el negocio o relacionada con la gestión diaria de la organización, su divulgación puede poner esta última en dificultades. ¿Cómo prevenir fugas de empleados? ¿Cómo se presta atención para mantener en secreto algunas de sus decisiones?

Leer Medef, guías para ayudar a los emprendedores en todas las circunstancias

  • En el contexto de la epidemia de coronavirus

Las empresas que han retomado su actividad desde el 11 de mayo y el 2 de junio cuentan con una guía publicada por el Medef. Un libro elaborado en colaboración con Afnor y la Fundación Corporativa Mma Emprendedores del futuro. Esto es para ayudar a los profesionales a prepararse para la reanudación de su actividad.

Entre los consejos dados por la guía, el teletrabajo, que debe considerarse » cuanto más se pueda «Consejo en particular para hacer». evaluación cuidadosa «Las situaciones laborales de los empleados que pueden» estar expuesto al virus en su trabajo diario, desde su viaje «Corresponde entonces a la empresa de» Aplicar las medidas necesarias para evitar o, en su defecto, limitar el riesgo. En este contexto, Medef aconseja mostrar ”. sinceridad financiera »Con respecto a bancos, inversores, aseguradoras y accionistas, así como proveedores.

  • En el contexto de información sensible

Según Medef en su Guía para la Protección de Información Comercialmente Sensible, es necesario identificar y enumerar la información que requiere medidas de protección upstream. Hay 4 tipos de información que se pueden proteger:
«Información técnica y técnico-comercial que es múltiple y que requiere un interrogatorio permanente …. información comercial: expedientes de clientes, expedientes de proveedores, planes de marketing, canales y métodos de distribución, resultados de encuestas de marketing y evaluación de productos, información económica y financiera: contenido de ofertas y propuestas comerciales, precio de compra y venta, arreglos legales y financieros, condiciones de contratación, información segura, estratégica y organizativa: proyectos de fusión, métodos y organizaciones específicas de la empresa o grupo, proyectos de contratación, resúmenes resultantes de estrategias y tecnologías supervisión. «

Deber de confidencialidad de los empleados

Independientemente del contrato, todos los empleados están sujetos a la obligación de discreción sobre la información, de cualquier tipo, que podría ser perjudicial para la empresa si se divulgara. Para recordar a los trabajadores este deber, el empleador puede decidir incluir una cláusula específica en el contrato de trabajo, respetando la legislación pertinente. Para ir más allá, también puede predecir que su aplicación durará en el tiempo, incluso después de que el empleado haya dejado la empresa. Finalmente, el gerente también podrá hacer una mención en el reglamento interno de la organización si lo hubiera, asegurándose en este caso de que esté incluido en los contratos laborales de los empleados.
En caso de incumplimiento de este deber de discreción o de la cláusula de confidencialidad, se podrán adoptar diversas sanciones, de forma interna o judicial, a través de los textos de la jurisprudencia. Dentro de la empresa, es, por ejemplo, una advertencia o despido por mala conducta en función de la naturaleza e importancia de la información divulgada.

Discreción, una utopía

Si cuando hablamos de confidencialidad pensamos inmediatamente en información que podrían divulgar los empleados, los jefes no se sienten abrumados ni inmunes a las filtraciones. Como muestran varios estudios, hombres y mujeres son incapaces de guardar un secreto para sí mismos más allá de las 48 horas promedio, algunas encuestas hablan incluso de unas horas, lo que deja serias dudas sobre el silencio reservado a los secretos comerciales …
De hecho, además de los chismes relacionados con información menos importante que suele circular en todas las empresas, sucede que otros más complejos y que pueden ser fuente de reacciones virulentas, escapan a toda confidencialidad. La situación se da generalmente en pymes cuyos procesos, especialmente la toma de decisiones y los campos de intervención de cada empleado, están menos bloqueados que en estructuras más grandes.

La confidencialidad comienza con la ejemplaridad del líder

Por tanto, ningún directivo es inmune a errores que puedan resultarle muy perjudiciales. Lo principal es entenderlo correctamente, es decir, sus consecuencias y las acciones que se podrían tomar para evitarlo. Un gran clásico se refiere a la gestión de recursos humanos, cuando un empleado está a punto de dejar la empresa por culpa del empleador o cuando la información sobre el próximo salario aumenta se filtra por ejemplo. Estas situaciones pueden tener graves repercusiones, por lo que el gestor debe tenerlas en cuenta y aprovechar determinadas estrategias de protección.
Por un lado, debes asegurarte de que cualquier conversación sobre estos temas se desarrolle lejos de los empleados, porque si bien a veces parece increíble, algunas empresas no cuentan con las oficinas adecuadas con un nivel suficiente de confidencialidad y, lo que es peor, algunos gerentes no lo tienen. aceptar el problema de cerrar la puerta de su oficina o aislarse para discutir estos temas.
Por otro lado, el empleador debe asegurarse, cuando comience a revelar información confidencial a un círculo restringido, que los elementos relacionados con ella, incluido el discurso a adoptar, hayan sido grabados y bloqueados permanentemente. Esto permite al gerente, en particular, no cuestionar su decisión y puede justificarla si genera dudas, si es necesario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *