Marketing

10 consejos para negociar como profesional

La negociación es un arte en el que hay que trabajar. Tanto si se trata de concluir un contrato como de convencer a un cliente, es fundamental conocer las técnicas básicas de negociación para no desestabilizar a la primera discusión de tu interlocutor y evitar que la discusión se convierta en una conversación de ventas. que saldrás exhausto y sin firmar!

1. Negociar es preparar.

¿Cómo? ‘¿O que? Establecer metas claras, realistas y específicas. No es necesario hablar de temas generales con excelentes expresiones ya preparadas. Por tanto, una buena negociación requiere una cuidadosa preparación del terreno y los puntos que pueden oponerse a él. De hecho, es fundamental saber que tales obstáculos existen y no entregarse a la política del avestruz y así preparar una respuesta adecuada para que dejen de ser considerados un problema o un freno a la negociación.

2. Sepa con quién está hablando, quién está frente a usted.

Infórmate de la (s) persona (s) en cuestión, la empresa, su actividad, cómo se percibe, las relaciones que mantiene la persona con sus empleados, sus hábitos, etc. Nunca lo encuentre con las manos en los bolsillos. Tenga una visión más clara de su personalidad, sus intereses, pero también sus límites y restricciones.

3. Estructura tu argumento.

. Debe ser estructurado y jerárquico. La firma de un acuerdo a menudo depende de su claridad. Al ser preciso en sus objetivos y tener un conocimiento profundo de su tema, convencerá a su interlocutor de que su espacio de negociación es muy limitado.

4. Planifique soluciones alternativas.

Si tu propuesta no llama la atención de tu interlocutor, es bueno tener bajo el codo soluciones alternativas que se puedan valorar, pero siempre debes hacerle admitir que en definitiva resultan menos interesantes para ambas partes. Evite hacerle sentir que cometió un error. La culpa nunca es una buena elección.

5. Sepa cómo hacer concesiones.

Esto realmente equivale a tener un margen de maniobra. De hecho, esta técnica comercial ampliamente utilizada es muy alta en sus objetivos y llega al punto en el que se propuso, dando la impresión de que ha hecho concesiones.

6. Escuche.

Sobre todo, no intente convencer a su interlocutor. Todos tenemos nuestras propias sensibilidades, creencias, miedos y valores, y nadie está obligado a compartirlos. Por eso, durante una negociación es importante saber que el interlocutor no estará de acuerdo contigo a priori. Sin embargo, debemos tomarnos el tiempo para escucharlo, sin interrumpirlo, para aceptar sus argumentos y respetar sus posiciones. Sin intentar convencerte de los méritos o valor de tus metas. Solo ajustando sus posiciones a sus palabras llegará a un acuerdo con él. El objetivo es ponerse de acuerdo en un punto específico y no convencerla de que está equivocada y que tú tienes razón.

7. Esté preparado para negociar.

Al contrario de lo que podría pensarse, una negociación, incluso si está bien gestionada, tiene como objetivo servir a los mejores intereses de ambas partes. Por lo tanto, existen diferentes controles deslizantes para ajustar constantemente. Si hace una concesión, hágale notar hábilmente a la otra persona para que ella también pueda hacerla. El informe debe ser equilibrado. Una negociación es dar y recibir.

8. Ignore los ultimátums.

Ciertos interlocutores no dudarán en colocarte al pie del muro, no lo tomes en cuenta. A muchos les gusta sentirse y posicionarse en una posición de fuerza. Que creen que lo son y que no cometen el mismo error que cometieron.

9. Pregúntele a su entrevistador si está satisfecho.

«¿Este acuerdo es cierto para ti?» Esta es la pregunta que puedes hacerle a tu interlocutor al final de la negociación tomándote de la mano, sabrás de inmediato si eres sincero o no en tu respuesta.

10. Esté preparado para darse por vencido si las condiciones no son rentables.

Si no se cumplen todas las condiciones y no estás de acuerdo con la oferta de tu interlocutor, prepárate para dejar de negociar. No hay necesidad de forzar las cosas por orgullo. Sin embargo, puede dejar la puerta abierta para una nueva entrevista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *